Noticias

7 Marzo 2017

Un grupo de chicos y chicas de Camí Obert L'Alfàs hace una salida al Centro Comercial La Marina



Lectura fácil

El pasado viernes 24 de febrero, un grupo de chicos y chicas de Camí Obert l'Alfàs del Pi se desplazaron al Centro Comercial La Marina.

El día anterior llamaron al teléfono de atención al cliente del TRAM para preguntar sobre las tarifas.

El día de la salida quedamos directamente en la estación de l’Alfàs. En el trayecto tuvimos que efectuar un transbordo en Benidorm.

En el centro comercial el educador nos propuso una práctica de manejo del euro.

Nos dividimos en parejas y simulamos una compra de distintos artículos sin pasarnos de un presupuesto. Unos buscaron complementos del hogar, otros buscaron ropa y complementos de vestir, y otros buscaron ropa y complementos deportivos.

Hicimos un descanso en una cafetería para desayunar.

Luego aún tuvimos tiempo de visitar algunas tiendas, pero tuvimos que apresurarnos porque si no perdíamos el tren para volver a l´Alfàs del Pi.

Así que aprendimos que en un centro comercial no hay que perder la noción del tiempo ¡y menos aún del dinero que nos podemos gastar!

El pasado viernes 24 de febrero, un grupo de chicos y chicas de Camí Obert l'Alfàs del Pi se desplazaron al Centro Comercial La Marina.

El día anterior llamaron al teléfono de atención al cliente del TRAM para preguntar sobre las tarifas.

El día de la salida quedamos directamente en la estación de l’Alfàs. En el trayecto tuvimos que efectuar un transbordo en Benidorm.

En el centro comercial el educador nos propuso una práctica de manejo del euro.

Nos dividimos en parejas y simulamos una compra de distintos artículos sin pasarnos de un presupuesto. Unos buscaron complementos del hogar, otros buscaron ropa y complementos de vestir, y otros buscaron ropa y complementos deportivos.

Hicimos un descanso en una cafetería para desayunar.

Luego aún tuvimos tiempo de visitar algunas tiendas, pero tuvimos que apresurarnos porque si no perdíamos el tren para volver a l´Alfàs del Pi.

Así que aprendimos que en un centro comercial no hay que perder la noción del tiempo ¡y menos aún del dinero que nos podemos gastar!

  • Compartir